Medidas gubernamentales

 

Si bien el gobierno de Singapur ha dado el primer paso para procurar un cambio en la forma en que se utilizan los recursos, existen tensiones que deben resolverse con respecto a las medidas que todos los sectores deberán implementar a fin de colaborar. Las pequeñas empresas que llevan a cabo gran parte de las actividades de distribución al por mayor y al por menor se encontrarían en desventaja en el caso de que la política estableciera el impuesto de un cargo a los usuarios de carreteras por conducir en carreteras específicas en Singapur en diferentes horas del día. Esto significa que las personas que utilizan estas carreteras con peajes deberán pagar cada vez que utilizan sus vehículos en estas carreteras o en algunos tramos de determinadas carreteras durante los diversos horarios de mayor tránsito en el día. Estas carreteras también son transitadas por individuos cuyo nivel económico no es óptimo y deberán pagar tanto como aquellos que pueden costear los peajes sin complicaciones.

Muchas de las pequeñas y medianas empresas del sector industrial o de fabricación afrontarán presiones debido a las políticas del gobierno para reducir los niveles de las emisiones de carbono. Probablemente estas presiones sean dobles. Por un lado, la necesidad de cumplir con la normativa impuesta por el estado. Y por otro, la probable presión de los clientes —multinacionales o firmas locales importantes— que procuran mantener los costos a un nivel competitivo a pesar de las nuevas medidas y recursos que las pequeñas y medianas empresas tendrían que implementar para cumplir con la normativa impuesta también a las empresas de mayor magnitud. Esto ha sido evidente en la implementación de otros acuerdos internacionales, como el Protocolo de Montreal.

Actualmente, el gobierno de Singapur parece concentrarse en actividades educativas. Ya en 1972, surgió una primera iniciativa internacional coordinada destinada a promover la educación sobre el medio ambiente en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, en Estocolmo. La Recomendación 96 de la conferencia de Estocolmo sostuvo la necesidad de establecer un programa internacional de educación sobre el medio ambiente como uno de los elementos más importantes para abordar la crisis ambiental en el mundo entero. En 1975, El Seminario Internacional sobre Educación Ambiental (International Environmental Education Workshop) en Belgrado estableció una Declaración sobre Educación Ambiental (Environmental Education Charter) que proporcionó el marco conceptual global, los objetivos, las metas y las estrategias para la educación ambiental. La meta de la educación ambiental era "desarrollar una población mundial que tome conciencia y se preocupe por el medio ambiente y los problemas asociados; y asuma el compromiso, tenga los conocimientos, la capacidad, la disposición y la motivación para trabajar individual y colectivamente para solucionar los problemas actuales y prevenir otros problemas futuros". Además, la Declaración Internacional sobre Educación Geográfica (International Charter on Geographical Education) publicada por la Comisión sobre Educación Geográfica (Commission on Geographical Education) de la Unión Geográfica Internacional en 1992 (International Geographic Union, 1992) sostiene la necesidad de la educación en geografía para garantizar que los individuos sean concienciados con respecto a los efectos de su propio comportamiento y el de las sociedades en las que habitan, tengan acceso a información precisa y la capacidad para tomar decisiones responsables en relación con el medio ambiente, y puedan desarrollar una ética ambiental que guíe sus acciones.

En especial, el cuarto principio rector de la declaración de Belgrado establece que la educación ambiental debe hacer hincapié en la participación activa para la prevención y resolución de problemas ambientales. En Singapur, la educación ambiental forma parte del plan de estudios a fin de lograr tres objetivos clave: conocimientos relacionados con cuestiones ambientales, disposición para desarrollar un mayor sentido de la responsabilidad personal y preocupación por el medio ambiente, y cambios de conducta para cuidar y preocuparse por el medio ambiente. Si bien la Secretaría de Medio Ambiente (National Environment Agency, NEA), una división del MEWR, ha comenzado a formar una red de defensores del medio ambiente entre los estudiantes para que trasmitan el mensaje a sus pares y a organizaciones no gubernamentales, como el Consejo de Medio Ambiente de Singapur (Singapore Environment Council, SEC), así como para que trabajen con las escuelas en programas como Premios de evaluación sobre estándares ecológicos para las escuelas (Schools' Green Audit Awards, SEC, 2006), el enfoque, en términos generales, aún es informal.

 

Volver al menú principal 


regresar a la parte superior | página anterior | siguiente página