Explicación del modelo de transición demográfica

 

A continuación, se detallan las características asociadas con cada una de las cuatro etapas del modelo clásico de transición demográfica. Entre paréntesis se muestran las fechas de inicio de cada etapa según ocurrieron en Europa, pero incluso en dicha región hubo mucha variación, por lo que estas fechas son aproximadas.

 

Etapa 1: Las tasas de natalidad y mortalidad son altas, y la población presenta un crecimiento lento o nulo (Europa entre la prehistoria y aproximadamente 1650).

Etapa 2: Las tasas de natalidad siguen siendo altas, pero las tasas de mortalidad disminuyen abruptamente como resultado de mejoras en la alimentación, la medicina, la salud pública y la sanidad. La población comienza a crecer rápidamente (comenzó en Europa lentamente después de 1650 y más rápidamente después de que la Revolución Industrial se difundiera a principios del siglo XIX).

Etapa 3: Las tasas de natalidad comienzan a disminuir rápidamente; las tasas de mortalidad continúan disminuyendo, pero más lentamente. Los logros sociales y económicos, combinados con una menor mortalidad infantil, reducen el deseo de tener familias grandes (en Europa, las tasas de natalidad de algunos países comenzaron a disminuir en el siglo XIX, hecho que se extendió a toda la región a comienzos del siglo XX).

Etapa 4: Las tasas de natalidad y mortalidad están equilibradas, pero a una tasa mucho menor; el crecimiento demográfico es mínimo o nulo (Europa desde la década de los setenta).

 

La teoría de la transición demográfica supone que un país se desplazará de una base económica (agrícola) preindustrial a una base urbana industrial, con una reducción correspondiente del tamaño familiar y del crecimiento de la población. Teóricamente, el crecimiento más lento de la población se debe a un mejor estándar de vida, y a mejoras en la atención médica, la educación (especialmente para mujeres), la sanidad y otros servicios públicos. Si bien este patrón de cuatro etapas se ha repetido en otros lugares además de Europa, hay variaciones locales —a veces significativas—, ya que la trayectoria del desarrollo es diferente en todos lados y, de ninguna manera, es ineludible. Por ejemplo, muchos de los países menos desarrollados de la actualidad aún conservan las altas tasas de natalidad características de la segunda etapa. Además, es posible que partes de Europa, Rusia y Japón estén ingresando a una quinta etapa nueva donde las tasas de natalidad están por debajo de las tasas de mortalidad, y la población envejece y comienza a disminuir.

 

Pausa y reflexión 2: 

Antes de continuar, piensa en las siguientes preguntas y analízalas con tus compañeros de clase:

1. La teoría de la transición demográfica supone que las tasas de natalidad y mortalidad comienzan a disminuir cuando los países desarrollan sus economías. ¿Piensas que el desarrollo económico es suficiente para estabilizar la población de un país? ¿Por qué sí o por qué no?

2. ¿Cuál ha sido la experiencia demográfica en tu país? ¿Se corresponde con el modelo de transición demográfica? ¿Por qué sí o por qué no?

 

Volver al menú principal 


regresar a la parte superior | página anterior | siguiente página